Guía de transporte público en Lisboa

Guía de transporte público en Lisboa

El transporte público en Lisboa es la mejor opción para moverse por la ciudad, ya que es rápido, cómodo y bastante asequible.

Para ver bien la ciudad y no perderse nada, la clave es ponerse un calzado cómodo y salir a pateársela, pero dependiendo de dónde te hospedes a lo mejor te va bien coger un bus, el metro o el tranvía.

A continuación, te contamos los principales medios de transporte público de Lisboa que te pueden ser útiles en tu viaje:

Tranvía de Lisboa

Cuando pensamos en las calles lisboetas nos viene a la mente la típica postal con el tranvía amarillo en mitad de una estrecha calle. Y aunque este medio de transporte está en declive, sigue siendo una buena forma de conocer la ciudad y sacar fotos increíbles de lo que vas viendo.

La primera línea se inauguró en el año 1901 y ya cuenta con 57 vehículos que recorren cinco líneas con distintas rutas. A día de hoy solo quedan los tranvías que recorren la zona más turística de Lisboa: el Chiado y la Baixa en el casco antiguo y zonas del centro como el Barrio de Belem.

Debes tener en cuenta que hay tres tipos de tranvías: los originales (amarillos por fuera y amaderados por dentro), los nuevos amarillos y los rojos de transporte público, que no son un transporte público como tal ya que tienen otras tarifas.

La línea más conocida es la del tranvía 28, que recorre los lugares más icónicos de Lisboa. Entre ellos, pasa por el Barrio Alto, el Barrio de Estrela, el Chiado, Graça y Alafama, parando en el Castillo de San Jorge y en el Panteón Nacional. También puedes tomar el recorrido del tranvía 25,el 15, el 18 o el 12, que puedes consultar sus recorridos aquí.

Metro de Lisboa

transporte público en Lisboa: Metro de Lisboa

Si lo que necesitas es moverte de manera efectiva por toda la ciudad, lo mejor que puedes hacer es ir en metro. Es bastante rápido, cómodo y las instalaciones están limpias y cuidadas, lo único malo es que su red no llega a zonas turísticas muy importantes como Belém o Alfama.

Es sin duda la forma más efectiva para moverse por Lisboa, además de la más económica. Con sus cuatro líneas, comunica las principales áreas del centro moderno de la ciudad, con el aeropuerto y con las principales estaciones de tren de cercanías que hay en la ciudad.

Cada línea tiene un color y un símbolo asociado. La línea azul o Línea de la Gaviota tiene 18 estaciones que van desde Reboleira hasta Santa Apolonia, y es una de las dos líneas que inauguraron en 1959. La otra es la amarilla, o la Línea del Girasol, con 13 estaciones que van desde Odivelas a Rato.

En el 1963 se estrena la línea verde o Línea de la Carabela, que va de Telheiras a Cais do Sodré con 13 paradas y casi 9 kilómetros de recorrido. Y ya en 1998 se inaugura la línea roja o Línea de Oriente, que empieza en São Sebastião y acaba en el Aeroporto de Lisboa.

Red de autobuses de Lisboa

Otra opción para moverse por la ciudad es montarse en el autobús, que conociendo las conexiones puede ser la forma más rápida de llegar a ciertos sitios.

El más utilizado es el servicio especial que te lleva del aereopuerto al centro de la ciudad, y es conocido como el aerobús de Lisboa.

Trenes de cercanías en Lisboa

Es la mejor opción si queremos hacernos una escapada a Sintra o para ir a Cascais y Estoril, pero no es la opción de transporte público mejor conectada.

La estación principal es la de Oriente, que conecta con la línea roja del Metro de Lisboa y con la mayor parte de líneas de larga distancia que unen la ciudad de Lisboa con otras zonas de la región portuguesa.

transporte públlico en Lisboa: tren de cercanías

En el siguiente artículo te contamos cuáles son los precios y horarios de estos medios de transporte público en Lisboa.