Historia de Lisboa: mucho más que una ciudad

Historia de Lisboa: mucho más que una ciudad

Portugal es un país repleto de misterios sobre el paso de las diferentes culturas que se asentaron en sus tierras. Si vamos a visitar su capital, será mejor que nos pongamos al día sobre la historia de Lisboa.

Tras indagar en los numerosos datos sobre la ciudad, comprenderemos el origen de muchos de sus monumentos que se encuentran en el centro histórico. Además, nos dará pie a descubrir las leyendas y misterios sobre la historia de Lisboa, una ciudad fundada por los Fenicios.

La llegada de los musulmanes

Parece que los musulmanes hicieron gran parte de la historia de Lisboa y de Andalucía. En el año 711 la conquista fue real en la capital portuguesa cuando cambiaron su nombre a Al-Usbuma. Nombre que después volvería a formar parte de los cristianos en el 808 por Alfonso II. Aunque realmente fue Alfonso I Enríquez quien le quitó de las manos a los musulmanes el dominio de Lisboa en 1147.

Historia de Lisboa

Historia de Lisboa: los cristianos

Fue mayoritario el asentamiento de cristianos que de musulmanes pero, gracias a su fuerte cultura, pudieron dejar grandes recuerdos en la ciudad. Así que fue Alfonso III el Rey que decidió que Lisboa debía ganar fuerza marítima y combatir contra sus enemigos.

Se asentaron bases en sus puertos y se pusieron manos a la obra para la expansión. Para lograr que esto pudiera salir adelante, se dictaron las leyes marítimas del rey Fernando I.

Es entonces, justo después de este acontecimiento, cuando comienza la era dorada de los descubrimientos. En el siglo XIV, los mercantiles consiguieron echar a la dinastía Avís y empezó un nuevo periodo.

Historia de Lisboa

La Época del Renacimiento

Los numerosos reyes que intervinieron en la mejoría del puerto vieron crecer en el siglo XV su objetivo: el puerto de Lisboa internacionalmente reconocido como el mejor del mundo. Ganando importancia de este calibre, empezaron a soñar con comercializar con Cabo Verde y centralizarlo todo en la capital portuguesa.

Este hito hizo que Lisboa fuese el centro de atención mundial para atraer a cientos de culturas que le regalarían muchas de las cosas que conserva la ciudad a día de hoy: genoveses, judíos, flamencos y mallorquines.

Las Indias

El siglo XVI fue crucial para la creación de nuevos comercios con países como Asia, África y Brasil. Estas riquezas fueron establecidas en la Casa de las Indias. En este periodo, España fue muy importante para Portugal, llegando a tener en Lisboa un rey español: Felipe II en 1580.

Sin embargo, mayores riquezas vinieron cuando restauraron la independencia de Brasil en 1640. La ciudad estaba en pleno auge y era sin duda un momento dorado para la historia de Lisboa.

Historia de Lisboa

El terremoto

En 1755, la ciudad volvía a caer en picado cuando un terremoto la destruyó por completo. Todavía se pueden apreciar los daños causados por esta catástrofe natural.

Aunque fue una tragedia, el Marqués de Pombal reconstruyó la capital diseñando grandes avenidas de estilo clásico que podemos ver en el centro histórico.

Tras mantener la historia de Lisboa en un periodo equilibrado, la llegada de Napoleón rompió con los esquemas establecidos y la ciudad pasó en 1807 por manos de ingleses y franceses.