Leyendas y misterios de Lisboa

Leyendas y misterios de Lisboa

Lisboa es sinónimo de leyendas y misterios. A lo largo de sus calles se respira un aire cósmico que la hace tan especial. Ya desde la fundación de la ciudad, Lisboa cuenta con algo especial. Si no te lo quieres perder sigue leyendo.

La leyenda del origen de Lisboa

En la época de los romanos la actual Lisboa se llamaba Olissipo en honor a su fundador Ulises. Según cuenta la leyenda, donde actualmente se levanta la ciudad de Lisboa vivía una mujer que era mitad humana mitad serpiente. Nadie se atrevía a acercarse por miedo a lo que pudiera suceder.

Finalmente Ulises llegó a la ribera del Tajo para descubrir las historias por sus propios ojos. La misteriosa mujer serpiente lejos de matarlo se enamoró de él. Este lo aprovechó haciéndola creer que él también procesaba los mismos sentimientos hacia ella. Durante este tiempo permitió a sus hombres descansar y recoger víveres para su viaje de vuelta.

La última noche antes de partir, Ulises subió a la colina donde actualmente se encuentra el castillo y disfrutó de sus maravillosas vistas. Le gustaron tanto que decidió construir una ciudad en ese punto. Por ello, algunos de sus hombres se quedaron para su construcción y nombraron a la ciudad Ulissea para que la misteriosa mujer-serpiente se creyera que volvería.

Esta leyenda se refleja en el propio Castillo. Para recordar la fundación mitológica de la ciudad una de sus atalayas se denomina la Torre de Ulises.

castillo de san jorge en Lisboa

La leyenda de la Madre tierra y las piedras negras

Actualmente en el centro de Lisboa se cuenta con una calle que se denomina Pedras Negras. Pero pocos saben el porqué. Antiguamente en esta calle se encontraba el único pavimento negro de la ciudad. Estas piedras dirigían al templo de Cibeles, es decir el Templo a la Madre Tierra. Databa del siglo II d.c. El pavimento negro era parte de las creencias antiguas que consideraban que así se concentraban las energías telúricas. Su función era de marcar el inicio del templo, y color cambiaba una vez que entraba en contacto con la divinidad al llegar al templo.

Actualmente del templo solo quedan unas aras votivas que se encuentran en el palacio de João de Almada. Esto se debe a que el edificio fue construido sobre el templo. Estas placas se pueden ver desde la calle porque están incrustadas sobre la fachada. Es un elemento de aviso para que los viandantes sepan de la existencia de un lugar mágico y poderoso.

La leyenda de San Vicente, patrón de Lisboa

Es una de las leyendas cuya influencia aún se detecta en la ciudad, pues está reflejada en el propio escudo de Lisboa. La historia comienza con la muerte del mártir San Vicente en Valencia. Su cuerpo quedó abandonado a su suerte y únicamente lo protegían dos cuervos. Con la llegada de los musulmanes sus restos fueron trasladados a la otra punta de España, concretamente al Cabo de San Vicente. Sus restos se mantuvieron allí hasta que el rey Alfonso Henriques conquistó Lisboa.

Tras recuperar el territorio para los cristianos escuchó donde se encontraban las reliquias y decidió ir a buscarlas y trasladarlas a Lisboa. Para ello una barcaza que se encargarían del traslado. Lo sorprendente fue que en esta travesía estuvieron acompañados por dos amigos, sí los has adivinado ¡los dos cuervos!

Cuando el rey Alfonso Henriques observó la escena decidió que iba a ser el emblema de la ciudad. Y desde entonces, el escudo de la ciudad es una barcaza con dos cuervos encaramados en la embarcación, uno en proa y otro en popa.

escudo Lisboa

Lisboa cuenta con leyendas y misterios desde la antigüedad y es que al recorrer sus calles podrás descubrir que esconde mucho más de lo que se sabe o se cuenta. Visita la ciudad y descubre todos esos misterios que la rodean.