Ver Lisboa en un día: lo imprescindible

Ver Lisboa en un día: lo imprescindible

¿Es suficiente un día en Lisboa? Definitivamente no, pero si estás leyendo esto probablemente sea porque es el tiempo que tienes. Aunque tener más días probablemente esté mejor, si solo tiene uno no pasa nada, sigue siendo posible ver la ciudad. Concentrándonos en lo imprescindible, aquí tienes cómo ver Lisboa en un día.

Pasteis de Belem

Para comenzar el día vas a necesitar desayunar y lo mejor que puedes hacer es dirigirte a Pasteis de Belem. Una pastelería donde conseguirás los mejores pasteles de crema tan típicos de Portugal que se llaman igual que este local.

Recuerda que es un lugar muy conocido así que recomendamos llega pronto, a la hora de apertura para no tener que esperar mucha cola. Este lugar es bastante grande, con un montón de asientos, pero se llena muy rápidamente.

Pasteis de Belem

Monasterio de los Jerónimos

Este monasterio está prácticamente al lado de Pasteis de Belem. Así que puede ser una buena idea empezar el tour de Lisboa por aquí. Como no dispones de mucho tiempo, lo mejor será que cojas las entradas por anticipado para no esperar colas.

Monumento a los Descubrimientos

También está muy cerca de Pasteis de Belem y del Monasterio de los Jerónimos. Te sugiero que camines por los jardines de camino al Monumento a los Descubrimientos, cuando llegues al monumento puede que te sorprenda su tamaño como a muchas otras otras personas. Se puede entrar dentro, pero con verlo por fuera es suficiente y así tendrás tiempo para ver otras cosas.

Torre de Belén

Luego puede caminar fácilmente hasta la Torre de Belem, no hace falta que cojas un tuk tuk ni un autobús y así puedes ir viendo las calles de la ciudad mientras caminas. La Torre de Belén es uno de los emblemas de la ciudad y sin duda uno de los lugares que no te puedes perder cuando visitar Lisboa en un día.

Torre de Belem, Lisboa

Ponte 25 de Abril

Puedes ver el famoso Puente del 25 de Abril y pasear por la orilla del río Tajo. También puedes contratar un paseo en barco que te lleve hasta la zona de Alfama. Y buscar un lugar para comer.

Alfama

Alfama es el barrio más antiguo de Lisboa. Este pequeño distrito tiene mucho encanto, belleza y carácter. Lo mejor que puedes hacer durante la tarde es recorrer las calles de Alfama. Visita sus Iglesias y no te olvides de ver Lisboa desde arriba en el Miradouro da Graça. Mientras estás en este barrio dos edificios que valen la pena visitar son el Panteón Nacional y el Castillo de San Jorge.

Otro lugar de este barrio que no puedes dejar de visitar es la Plaza del Comercio. Aquí puedes comprar algún recuerdo. Hay toneladas de tiendas locales y pequeños puestos. Puedes comprar alguna joya hecha a mano o uno de los tan significativos azulejos pintados por algún artista.

Calles de Lisboa

Al lado de esta plaza puedes encontrar la Rúa dos Sapateiros, una calle llena de restaurantes donde encontrar comida local para cenar.

¡Ya se ha acabado tu aventura de un día en Lisboa! Puedes volver a la plaza, porque está genial comunicada así que no tendrás problema para encontrar el hotel o el lugar donde te hospedes. Sabemos que probablemente se te haya corto y quieras volver, pero no te preocupes, que Lisboa no se mueve de sitio, y puedes volver siempre que quieras.

Puente del 25 de abril